Blade Runner 2049: ¿cómo serán los replicantes del futuro?

Apenas quedan horas para que llegue a la gran pantalla Blade Runner 2049, la esperada continuación de la película de ciencia ficción, para muchos de culto, que presentó Ridley Scott recién comenzada la década de los ochenta. En aquella ocasión el futuro se asentaba en 2019, mostrando robots con aspecto humano que se habían revelado por su labor como esclavos.

Y en 2049 la cosa parece no haber cambiado demasiado. En la presentación del filme en Madrid, Ryan Gosling (Blade Runner K en la cinta) contó que los replicantes realizan el trabajo que nadie quiere hacer. “Mi personaje lleva una existencia solitaria, sin conexiones humanas. Y en este arranque de la película explora sus emociones para intentar ser algo más que su trabajo”, explicaba a El País.

Lo que nos lleva inevitablemente a preguntarnos si en 2049 tendremos robots con aspecto humano capaz de tener pensamientos y desarrollar emociones. Los mismos protagonistas de la película parecen tenerlo claro.

“No se va a poder sustituir nunca la inteligencia emocional. Al menos eso es lo que me dice todo el tiempo mi mujer (y) estoy seguro de que tiene razón”, declaraba Harrison Ford en Milenio. A lo que Gosling añadía que por el momento la ciencia emplea la Inteligencia Artificial para tareas útiles y, por tanto, controlables.

blade runner 2049 replicante

Y es posible que lleven razón. Durante la conferencia TechCrunch Disrupt SF 2017 celebrada a finales del mes pasado en la ciudad californiana de San Francisco, el director de Inteligencia Artificial de Google, John Giannandrea, recomendó que en lugar de andar preocupados por si perdemos o no el control sobre los robots, deberíamos pensar mejor en qué ocurriría si esas máquinas tomaran decisiones erróneas al haberles otorgado datos parciales que podrían llevar a actuaciones no deseadas.

“La verdadera pregunta en torno a la seguridad, si se le quiere llamar así, es que si le damos a estos sistemas datos sesgados, ellos mismos estarán sesgados”, afirmaba. ¿La solución? Giannandrea lo tiene claro. “Es importante que seamos transparentes acerca de los datos de entrenamiento que estamos utilizando y buscar prejuicios ocultos, de lo contrario estamos construyendo sistemas sesgados”.

Un riesgo del que también hablaba Helena Matute en declaraciones a JUGUETRÓNICA. La directora del Laboratorio de Psicología Experimental de la Universidad de Deusto recordaba que el principal riesgo de la Inteligencia Artificial se halla en la creación de máquinas capaces de aprender por si mismas y que actúen en relación al objetivo que deseen perseguir, y que puede no resultar beneficioso.

Blade Runner 2049: replicantes pensantes y emotivos

¿Y en cuanto a las emociones? ¿Podrían los robots de 2049 conocer y poseer sentimientos como los humanos? Michael Milford, profesor e investigador de la Universidad Tecnológica de Queensland, en Australia, considera en la web The Conversation que a pesar de que haya personas que crean que los droides no tendrán capacidades emocionales, hay máquinas que actúan conociendo las emociones y la interacción humanas.

Pero como señalaba a JUGUETRÓNICA Ricardo Sanz, doctor en Robótica e Inteligencia Artificial de la Universidad Politécnica de Madrid, en Objetivo 2020: así serán los robots del mañana, los robots funcionan como los actores. “Un actor que llora en el teatro no tiene por qué estar triste y un robot que pone una cara o un gesto que asociamos a la tristeza no quiere decir que el robot esté triste”.

Porque como también recordaba Sanz, la investigación en emoción robótica está empezando a dar sus primeros pasos. Y para que avance además debemos entender primero cómo sentimos los humanos los sentimientos, valga la redundancia.

blade runner 2049 replicantes pensantes y emotivos

No obstante, la mayor parte de la investigación en IA de hoy día no se centra tanto en las emociones. Más bien en el estudio del cerebro para intentar emularlo en una máquina, y parece que la tarea es arduamente complicada.

Así lo confirma Peter Stratton, investigador de la Universidad de Queensland y director del Centro Australiano de Visión Robótica en la web The Conversation. “Ahora la mejor IA de hoy se basa en cómo pensamos que funciona el cerebro, pero nuestro cerebro basado en inteligencia artificial (proyecto conocido como Deep Artificial Neural Networks) todavía está a años luz de lo que sería emular un cerebro actual“.

Ya sean máquinas perversas con forma humana o algoritmos súper inteligentes, el mismo Stratton recuerda que al fin y al cabo han sido desarrollados por los seres humanos y de la misma forma que se crean se pueden también controlar. Así que quizás Blade Runner 2049 sea únicamente una película de ciencia ficción.

Imagen: Ben Husmann

Posts relacionados

Exoesqueleto para ser superhéroe: beneficios y retos de las armaduras robóticas

exoesqueleto para ser superheroe portada
El exoesqueleto siempre ha tenido un hueco en el amplio mundo de la ciencia ficción. No es para menos. Resulta demasiado atrayente la idea de contar con una armadura robótica que otorgue superpoderes al estilo Iron Man. Aunque de un […]

Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia o cómo hacer la ingeniería más atractiva

El 11 de febrero es considerado el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, fecha en la que se recuerda la labor que hemos de realizar para incluir a más mujeres en el mundo de la ciencia […]

¡Ayúdame, tecnología! Así habría cambiado el destino de los protagonistas de estas famosas películas

como habria cambiado portada
En el mundo del cine hay historias que enganchan por contar con una buena trama, un guión de lo más acertado o simplemente un personaje protagonista al que irremediablemente le tomamos cariño. Incluso cuando la historia de la que forman […]

Robots educativos para niños: 5 juguetes que demuestran que la robótica es divertida

robots educativos para ninos portada
Los robots educativos para niños no sólo resultan una herramienta idónea para introducir a los peques en el mundo de la programación. De igual forma les ayuda a poner en práctica lo aprendido en el colegio así como a ejercitar […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *