Los campeones de las Olimpiadas Internacionales de Ciencias de la Tierra

Los hay quienes en verano se refrescan con un chapuzón en la piscina; con el aire acondicionado del cine; o acompañados de amigos y disfrutando del aire nocturno del parque mientras hacen skate. Pero también los que viajan a un lejano país y triunfan en las Olimpiadas Internacionales de Ciencias de la Tierra.

¿Sus nombres? Héctor, Alejandro, Joan y José. Cuatro estudiantes de 2º de bachillerato que han logrado hacer historia en cuanto a nuestra participación en la competición: una medalla de oro y tres medallas de plata, respectivamente. ¿Y en qué modalidad? La geología.

Celebradas en la ciudad de Kanchanaburi, al oeste de Tailandia, del 8 al 17 de agosto, lo que parecería en principio una aburrida competición de estudiantes se convierte en una oportunidad de conocer gente y descubrir nuevos lugares que sorprenden por su naturaleza. Porque, además de competir por ver quién tiene más conocimientos de geología, meteorología, oceanografía y astronomía, los participantes realizan excursiones por la zona. Eso sí, relacionadas con las Olimpiadas.

«Un día fuimos a una mina, otro día a un embalse. En cada sitio nos explicaban el lugar desde un punto de vista, por ejemplo, de la geología», explica a JUGUETRÓNICA Joan. Aunque en una competición de tal calibre hay poco tiempo para el placer.

Como nos cuenta Joan, dos de los nueve días los participantes se enfrentan a una prueba teórica y otra práctica en la que deben demostrar todo lo que saben acerca de nuestro planeta. A lo que se suman dos proyectos de investigación: uno individual basado en una búsqueda de internet, y otro grupal de campo.

Pero a diferencia de unas olimpiadas tradicionales, las de las Ciencias de la Tierra unen a varios estudiantes de distintos países porque, como nos cuenta el estudiante valenciano, lo que se pretende es fomentar la cooperación.

Los resultados de la investigación de campo se presentan ante un jurado internacional y, más allá de la dificultad de expresarse uno en inglés, lo que más complicado ve Joan es llegar a una opinión común en el equipo.

Sea como fuere ya llegar hasta las Olimpiadas Internacionales tiene mérito. Joan y sus tres compañeros de selección fueron escogidos de entre los 96 estudiantes que llegaron a la Olimpiada Nacional de Geología, celebrada en el municipio de La Granja, en Segovia. Así como de los 3.600 estudiantes que se presentaron en la fase territorial de la competición.

campeones olimpiadas internacionales ciencias de la tierra equipo

Como nos describe Amelia Calonge García, presidenta de la Asociación Española para la Enseñanza de las Ciencias de la Tierra (AEPECT) – entidad organizadora de las Olimpiadas Españolas de Geología-, lo que se aspira con las mismas no es sólo llevar una buena representación a las Olimpiadas Internacionales. También acercar la geología a los jóvenes.

«Dentro de las baterías científicas tradicionales (la biología, la química y la física) la geología es la gran desconocida», afirma. «Lo que pretendemos es, por un lado, acercar la geología a los jóvenes y, por otro lado, buscar vocaciones. Buscar jóvenes interesados en cursar geología».

Y para ello nada mejor que convertir la geología en una experiencia divertida como la que organizan en la propia Olimpiada Nacional. Como ocurre con las Internacionales, aquí los estudiantes se enfrentan a una prueba individual y teórica y una segunda grupal a la que llaman geoginkana. Chicas y chicos salen al campo y deben encontrar la respuesta a una pregunta observando y ensuciándose.

«Por ejemplo una de las pruebas era que en los alrededores del albergue en donde estábamos [tenían que averiguar si] las rocas que se estructuran son ígneas, sedimentarias o metamórficas», explica Amelia. Entre los tres estudiantes que componían cada grupo debatían e indicaban la respuesta. «Esta prueba grupal vale un tercio y la individual dos tercios, y de ahí salen los cuatro ganadores que van a la fase internacional», señala.

Despertando el interés por la geología

campeones olimpiadas internacionales ciencias de la tierra joan escriva

Joan acaba de empezar primero de bioquímica y ciencias biomédicas en la Universidad de Valencia y, aunque no se ha decantado al final por geología, sí ha conocido a estudiantes interesados en Tailandia. Este verano Joan también ha participado en las Olimpiadas de Biología, teniendo tan solo dos semanas para prepararse las de las Ciencias de la Tierra. Para ello asistió durante una semana a la Facultad de Geología de la Universidad Complutense de Madrid, además de estudiar por su cuenta.

Aún así, resulta duro. «Cuando intentas prepararte para esto te das cuenta de que es una carrera de fondo. Que no puedes intentar aprenderlo todo en un mes», afirma. «En teoría tienes que saber ya un poco de todo porque en poco tiempo no te da. Al final son cosas que puedes haber dado en el instituto; otras que a lo mejor te sabes por tu propio interés… Son campos muy amplios».

Pero a pesar del esfuerzo que supone prepararse para las Olimpiadas Internacionales de Ciencias de la Tierra, los chicos y chicas participantes acaban pasándoselo bien. De acuerdo con Amelia, gracias a las mismas éstos descubren lo interesante que puede resultar la geología, una asignatura que se ve envuelta a menudo por el aburrimiento.

«Lamentablemente, por cuestiones de tiempo o por razones que desconozco, en los institutos y en los centros donde se imparte la enseñanza obligatoria, la geología que se estudia es una geología muy memorística. Una geología que se estudia de forma tradicional y en el que el profesor o la profesora transmite unos conocimientos geológicos y los alumnos los memorizan, se examinan y punto. Pero, ¿qué es lo que descubren con las Olimpiadas? Que la geología es una ciencia muy experimental», indica la presidenta de AEPECT.

Algo en lo que está de acuerdo Joan, quien considera además que herramientas digitales como Youtube o Google Earth pueden ayudar a convertir la geología en una materia viva. «El problema es que dices geología y la gente piensa ‘uy, tipos de rocas, tipos de no sé qué’, y es que es mucho más que eso», señala. «Relacionarlo con la vida real, yo creo que así es como despiertas interés y no hablando de tipos de rocas, que también hay que saberlo».

Parece, no obstante, que organizar unas Olimpiadas enfocadas a la geología ayudan. Celebrados en nuestro país desde 2010, la edición de este año ha resultado ser la más numerosa. Esperamos que para el próximo volvamos a repetir palmarés 🙌

Posts relacionados

Gamificación en el aula para una enseñanza motivadora

Gamificacion en educacion
«Sentaos y abrid el libro por la página 394» es una frase que ya pocos profesores utilizan en las aulas. La educación está cambiando y en España, aunque más lentamente en comparación con los países nórdicos, ya se vislumbran nuevos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *